Read Dead Redemption 2 es el mejor juego del año

Filtrado Batman: Arkham Collection
26 noviembre, 2018
Mostrar todo

Read Dead Redemption 2 es el mejor juego del año

La decisión del GOTY de este año es sencilla luego de ver lo que Rockstar nos brinda

A lo largo de las más de setenta horas que he pasado jugando a Red Dead Redemption 2 durante esta última semana hay una sensación que no ha dejado de revolotear a mi alrededor: el cambio de los tiempos. Mientras paseas a caballo y Arthur musita sus pensamientos, observas que en el fondo quiere hablar de un mundo que cambia a velocidad vertiginosa, que con resignación acepta que su entorno está dejando atrás el salvaje oeste para dar paso a la industrialización y la civilización. A nivel externo, sin embargo, tampoco podía sacudirme de la cabeza otra idea: que lo último de Rockstar no parece propio de esta generación de consolas. Se ambienta en el pasado, pero parece del futuro. Lo juegas hoy, pero notas que no será hasta dentro de mucho tiempo que encontrará un rival y que podremos apreciar con total perspectiva su grandeza. Es todo lo que esperábamos de él, y más.

Si el primer Red Dead Redemption era, en su núcleo, la historia de la caza de unos forajidos, esta precuela es la historia de la huida hacia adelante de los miembros de una banda que trata de escapar de su pasado en un mundo que les ha dejado atrás, de la redención y la lealtad, y de las consecuencias que tienen nuestras acciones. La trama de Arthur Morgan quizás no sea tan épica como la de la aventura que protagonizó John Marston, pero sí es más lógica y seria, acorde con la del mejor western crepuscular que haya pasado por las pantallas de un cine, ese medio en el que Rockstar sigue fijándose con esmero. A nivel personal diría que el último tramo puede ser más largo de la cuenta (esto, claro, dependerá mucho de los gustos de cada uno), pero el cómputo global es más que positivo. Narrativamente funciona como un tiro, los diálogos están escritos con la maestría propia de un guión de Quentin Tarantino, los personajes evolucionan a lo largo de la historia (amarás a algunos con locura y odiarás con todas tus fuerzas a otros), posee momentos memorables, con una carga emocional impresionante, y la ambientación es insuperable. Intuyo que entre los fans la discusión se centrará en si Arthur en mejor o peor personaje que Marston; sinceramente creo que están a la misma altura y, en ciertos aspectos, Arthur Morgan me ha parecido un personaje mejor definido, aunque en términos de carisma la lucha está muy reñida.

Como mundo abierto, Red Dead Redemption 2 es el juego más complejo y completo publicado hasta la fecha. Aquí no hay discusión posible; el nivel de detalle y mimo roza por momentos los límites que dicta la lógica, y resulta tremendamente evidente que no se ha dejado nada al azar y que absolutamente todo se ha hecho a mano sin recurrir a algoritmos aleatorios. Puedes centrarte en la historia, que como decía es larguísima, o perder horas y horas de tiempo realizando actividades secundarias como ejercer de cazarrecompensas, jugar al blackjack en un saloon, emborracharte bebiendo whisky o, simplemente, hablar y conocer la historia de los cientos de NPCs que habitan el mundo. Donde otros títulos pecan de ambición para al final fracasar por resultar vacíos, Red Dead Redemption 2 es un juego en el que siempre tienes algo que hacer y en el que en cualquier instante puedes encontrar un nuevo detalle, sutil pero importante, que haga que te maravilles por la escala general y el trabajo de los diseñadores.

No hay ningún apartado que se haya descuidado un poquito. La acción sigue siendo el principal, claro, pero hay docenas de mecánicas secundarias que tratan de representar con la mayor fidelidad posible lo que era la vida en el salvaje oeste a finales del siglo XIX. El asalto a un tren o el atraco a un banco pueden ser momentos estelares, sin duda, pero Red Dead Redemption 2 también brilla cuando te paseas por un pueblo viendo como sus habitantes viven inmersos en sus preocupaciones, cuando en un rancho realizas las labores de mantemiento de un establo, cuando conduces una caravana para llevar suministros a tu campamento o cuando echas el lazo a un ciervo mientras cabalgas a toda velocidad por una llanura montado en tu caballo.

Los campamentos son otro de los elementos básicos para entender el funcionamiento de Red Dead Redemption 2 como mundo abierto. A un nivel muy básico podemos decir que son el hub que hace avanzar la historia entregándote misiones y concentrando la relación de Arthur con el resto de la banda, pero las opciones van mucho más allá. Tienes un espacio en el que dormir, cambiarte de ropa o afeitarte (el pelo y la barba del personaje van creciendo de forma realista conforme avanza el tiempo), zonas comunes en las que hablar o jugar a minijuegos con otros personajes, un cocinero que hace un guiso con el que reponer fuerzas, carros con munición, alimentos y tónicos que coger para guardar en tu zurrón o un carnicero al que llevar animales y pieles para alimentar a la banda o craftear equipo mejorado. Un detalle interesante es una caja común a la que todos van ingresando dinero; si somos generosos con nuestra aportación mejorará nuestra reputación dentro de la banda, y podremos usar esos fondos para adquirir mejoras, tanto estéticas como funcionales, a diferentes elementos y puestos del campamento.

Jean Pierre Laureano
Jean Pierre Laureano
Me pase todas las campañas de Warcraft 3 sin trucos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *