UBISOFT ANUNCIA FAR CRY 6
16 julio, 2020
Mostrar todo

LOS OSCAR SE REINVENTAN MAL


En un gala, que probablemente quedará en el olvido, se produjeron algunos cambios quen no fueron del agrado de la audiencia.

El pasado domingo asistí a la edición número 93 de los Oscar que premiaron a lo mejor del cine, en una ceremonia que probablemente será olvidada por los cinéfilos.

Al igual que muchos otros eventos desde hace más de un año, los Oscar también se reinventaron durante la pandemia, con una serie de medidas sanitarias, siendo las videoconferencias el medio por el que muchos premiados que no pudieron asistir, agradecerían a la Academia de Cine de Hollywood.

Algunos nominados asistieron físicamente, pero fueron muchos menos comparado a galas anteriores dando la impresión de ser un evento íntimo y por momentos con menos glamour.

Sin embargo, hubo otra serie de modificaciones que muchos aún no logramos comprender. El primero es sin dudas el cambio de locación, dejando de lado los teatros, para llevar la ceremonia, en gran parte, a la estación de trenes, Union Station, ubicada en Los Ángeles.

Esta edición tampoco contó con un presentador, desde que en 2019 el actor Kevin Hart, tuviera que renunciar por una serie de tuits que escribió hace algunos años en los que utilizaba un lenguaje homofóbico.

El orden de la entrega de estatuillas doradas también generó confusión. Normalmente el premio a mejor película cierra la noche, pero esta vez cedió su puesto al de mejor actor, que fue conseguido por Anthony Hopkins por su papel en El Padre, un drama que aborda la historia de un hombre que poco a poco está perdiendo la consciencia de su realidad por culpa de la demencia.

De esta forma, Hopkins se convirtió en el actor más viejo en ganar, sin embargo, parece que no esperaba el galardón ya que varias horas después utilizó su cuenta de Instagram para agradecer el premio y rendirle homenaje al fallecido Chadwick Boseman.

Tal vez lo más sorprendente de la noche fue la diversidad entre los ganadores de las estatuillas, como Chloé Zhao, quien se convirtió en la segunda mujer en ganar el Oscar a mejor directora por su trabajó en la película Nomadland , que cuenta la historia de una mujer de unos 60 años, que abandona la ciudad para emprender un largo viaje por los Estados Unidos, viviendo en una camioneta y llevando un estilo de vida nómada.

La actriz Yuh-Jung Youn, también hizo historia al conseguir la estatuilla dorada por su papel en Minari, que nos narra la historia de una familia de inmigrantes surcoreanos que intentan triunfar en América en los años 80.

Yuh-Jun es la primera actriz coreana en ganar este reconocimiento y en su discurso le dedicó unas palabras a Glenn Close, actriz que también estuvo nominada pero no lo consiguió alcanzando el record de más de ocho nominaciones sin alcanzar el Oscar.

Este año ninguna película marco gran dominio sobre las otras. Nomadland fue la más premiada con 3 Oscar, pero no se alejó mucho de “Mank”, “El padre” o “Sound of metal”.

Al parecer todos estos cambios, no fueron suficientes para atraer más público, registrando este año su mínimo histórico, al ser vista solo por 9,85 millones de personas en estados unidos, según Deadline. Estas son cifras alarmantes pues representan un 58% menos que el año pasado y entre los espectadores de 18 y 49 años, considerada la audiencia clave, esta disminución alcanzó más del 64%.

Pese a que no se toman en cuentan las cifras de las transmisiones en otras plataformas, es poco probable que lograran llegar a la cifra de espectadores esperada, poniendo en jaque a la entrega de premios más importante del cine, que tendrá que reinventarse aún más el próximo año si no quiere desaparecer en el olvido.

Jean Pierre Laureano
Jean Pierre Laureano
Me pase todas las campañas de Warcraft 3 sin trucos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *